Now Playing Tracks

The Other Side Demons

Capitulo 20

-Sabes perfectamente lo que te va pasar ahora, Yasuda.

-No me llames así.

-Cierto, tu nombre era… Altor.

-Me sorprende que lo recuerdes.

-Eso es porque no paraste de chillar como una niña cuando te mostré la tortura. De todos los demonios que han pasado por esa muestra eres el que más grito y el que menos aguanto.

—Quítame estas cadenas y ese veneno que me estas metiendo en vena y veremos quien grita.

-De esta celda solo saldrás para que los científicos experimenten contigo. Es más tienes el honor de ser el primero en probar eso que tu llamas veneno. ¿Qué se siente al no poder transformarse y no poder usar tus poderes?

-Mátame o te matare cuando vengan a sacarme.

-No creo que nadie venga por ti y aunque lo hagan poco quedara de Altor les pueda servir. Solo te lo preguntare una vez ¿Cuáles son tus órdenes?

-No te voy decir una mierda.

-Eso imaginaba. ¿Recuerdas la muestra de tortura? Eso fueron 30 segundos reales pero 10 días en tu mente. Esta vez vamos hacer una maratón haber hasta donde llega tu gran fortaleza y lealtad.

La información obtenida no fue muy reveladora ni importante pero sí consiguió una hora y un lugar. Interlaken, Suiza, en 4 días. No se sabe lo que va suceder pero debería ser importante porque esas órdenes venían del propio Eligos.

Abigor aviso a los maestros y acordaron mandar a varios de sus mejores cazadores ha apoyar un ataque contra lo que pueda suceder en esa ciudad.

The Other Side Demons

Capitulo 19

No todos los demonios dedican su existencia a destruir la humanidad. Es extraño pero algunos solo quieren un lugar fuera de esa comunidad caótica y sangrienta, quieren una vida tranquila. Esos pocos se esconden entre los humanos pero los cazadores terminan por toparse con algunos y no son muy civilizados a la hora de tratar con los demonios. Hace tiempo se aceptó a un demonio pacifico en Japón y desde entonces se les ofrece asilo a los que de verdad lo quieren.se ponen unas rigurosas pruebas y una constante vigilancia. La idea es buena pero no perfecta.

 Además de esos “pacíficos” hay algunos que quieren participar en la guerra pero se encuentran en el lado contrario al que desearían ayudar y aun así lo hacen a costa de sus vidas. Y ese el caso de un confidente de Abigor.

Nunca se ven cara a cara, hablan a través de una pequeña grieta entre ambos mundos.

-Se están rumoreando muchas cosas. Algo sobre una isla y que contiene algo de gran importancia. Los Nobles están nerviosos, se comenta que no pueden saber la ubicación exacta de lo que buscan porque el único maestro que tenía ese conocimiento murió a manos de un sirviente de un Conde.

-Eliges quería la información que mi Maestro escondía pero lo mato al intentar matarme a mí. Esos rumores no me preocupan, la isla es segura nadie hablara pero lo que no se es que puede haber de gran importancia en esa isla.

-También me he enterado de que uno de los refugiados está engañándoos. Mañana a las 10 de la mañana recibirá un paquete con instrucciones en un lugar llamado Puente de Cristal.

-¿Sabes quién es?

-No. Siento no poder ayudarte.

-Me has dado información de sobra.

Al día siguiente Abigor y Elizabeth fueron al Puente de Cristal. El Puente de Cristal es un túnel de cristal que une dos edificios. Las últimas plantas son usadas por empresas para reuniones y están reservabas. Al puente suelen ir turistas y muchos empresarios, es un lugar con mucho movimiento.

-Tú espera aquí. Yo subiré y hare que bajen. Coge al mensajero y yo me encargo del otro.

-Vale.

-Lo quiero vivo, no montes una escena como la del hotel.

Abigor subió al piso 60 donde se encontraba la entrada al puente.

-Siempre me he preguntado porque lo llaman puente si es u túnel.

Abigor esperaba un poco más delante de la entrada de la  pasarela de cristal mientras buscaba una cara conocida. Había entrevistado a los 18 demonios a los que fueron aceptados y tiene sus caras grabadas en su memoria.

La manecilla de los minutos recorrió los últimos minutos que quedaban para las 10 y en ese momento apareció una cara conocida. Venía desde el otro edificio hacia Abigor y en medio de la enorme estructura transparente paro y se puso hablar con otra persona.

-Lo tengo. Gorra negra, sudadera roja con capucha y pantalones negros.

-Recibido.

-Voy por ti Yasuda.

Al ver como se acercaba Abigor pego un fuerte pisotón en el frágil suelo y ambos salieron corriendo en la dirección al edificio por el que había subido Yasuda. El cristal comenzó a agrietarse y la gente salía corriendo en todas direcciones pero justo en el centro donde se encontraba las mayores grietas una niña estaba llorando porque se había separado de su madre.

-Que alguien ayude a mi hija.

Grito una mujer cerca de Abigor.

-Señora, baje al vestíbulo del edificio y espere.

Dicho eso corrió hacia la niña y justo antes de entrar en la zona de grietas se tiro al suelo y llego hasta la niña deslizándose. Con mucho cuidado se levantó.

-¿Cómo te llamas?

-Yuki.

-Precioso como la nieve. Vale Yuki, quiero que te subas a mi espalda y te agarres con fuerza.

La niña obedeció sin dudar.

-Ahora cierra los ojos y en cuanto oigas un ruido fuerte quiero que aguantes la respiración durante 10 segundos. ¿Entendido?

-Es la peor idea que he tenido hoy.

 Abigor piso con fuerza el suelo y cayeron. Nadie podía verlos, Abigor no podía dejarles ver lo que iba hacer.

En caída libre abrió una grieta al otro lado y al cruzar repitió el proceso apareciendo en la calle al lado de uno de los edificios.

-Has sido muy valiente. Ahora corre junto tu madre.

Abigor vio a Yasuda huir y fue tras él. En cuanto lo tuvo a tiro le disparo con la Handcannon 3 balas que contenían un tranquilizante muy fuerte.

-Tengo a Yasuda.

-Y yo al mensajero.

-Nos vemos en casa.

The Other Side Demons

Capitulo 18

-El primer ministro quiere que le informes de lo sucedido en el instituto.

-Dile que hablare con él en cuento llegue de la isla.

-¿Quién ira contigo?

-Megan.

-Debería quedarse y descansar. Aún no está recuperada, le afecto mucho.

-Lo sé y es por eso que vendrá conmigo, bueno si ella así lo quiere. ¿Podrías avisarla por mí, Wilson?

-Por supuesto.

No se negó y juntos fueron a la isla. Las horas pasaban mientras los maestros tenían su típica discusión, y durante eso Megan contemplaba las olas desde la playa.

-No deberías mortificarte por lo sucedido.

Abigor la asusto y se sobresaltó.

-Lo siento, no era mi intención.

-dices que no es mi culpa pero así fue. Fueron mis dientes los que les abrieron sus gargantas, si solo me hubiese controlado lo podría haber detenido.

-Si alguien tiene la culpa soy yo. Yo te dije que liberaras a la bestia y sé muy bien lo que eso significa. Además de que había la posibilidad de que algunos fueran humanos pero no creí que me engañarían siendo todas personas. Si quieres culpar a alguien, cúlpame a mí. Y si quieres irte lo entenderé y te ayudare con todo lo que me sea posible pero me gustaría que te quedases.

-No quiero irme. Me gusta mi nueva vida. Todos me tratáis bien y sois buenos a excepción de Velkov, el da un poco de miedo.

-Cuando estés lista volvemos a casa.

-Me gustaría quedarme un rato más.

-No hay problema.

-Gracias por traerme.

-Sabía que esto te agradaría y podríamos hablar tranquilos además eres mi guardaespaldas, tienes que protegerme cuando venga a este lugar.

Media hora después volvieron Japón y nada más llegar la primera parada de Abigor fue el despacho del primer ministro. Ya estaba anocheciendo cuando El maestro entro en el despacho.

-Antes de que diga nada quiero que escuche: Si todo ha sido mi culpa. Un demonio me la ha jugado y yo he picado como un niño de 10 años. Sé que por mi culpa 30 hombres han muerto pero mírelo por el lado bueno, 30 mercenarios dispuestos a toar un colegio han muerto ya no necesita preocuparse. Me asegurare de que nunca vuelva suceder nada así.

-Se le están acabando los pases libres. Si la vuelve a cagar…

-usted no está en posición de amenazar a nadie. Recuerde quien lucha y mantiene a los ciudadanos a salvo de esas bestias, recuerde quien lo encumbre todo para que nadie sepa que sucede en realidad. Recuerde de lo que soy capaz la próxima vez que quiera amenazarme a mi o a los míos.

Todo volvió a la normalidad pero, ¿Por cuánto tiempo?

The Other Side demons

Capitulo 17

-Para acabar con tu enemigo solo has de destruir su moral, sin ella no es más que un animal indefenso. En nuestro caso la moral no se puede golpear ya que peleamos con todo y no tememos nada. En el caso de los humanos siempre hay formas de destruir su moral y dejarlos indefensos y sin ganas de pelear. El clan de Abigor no es la excepción, al contrario, es mucho más sencillo que se vengan abajo. ¿Quieres saber lo mejor? Cuando no puedan pelear no necesitaremos acabar con ellos, Asia o América se encargaran por nosotros.

-Eligos eres todo un maquinador experto. Si tu plan funciona no tendremos que mover un dedo y nuestro mayor enemigo caerá.

Es una mañana normal y corriente como cualquier otra. Wilson y Moira son los primeros en levantarse, y como de costumbre, preparan el desayuno y despiertan a Megan para que valla a clase. El resto suelen trasnochar por lo que no se levanta pronto. Wilson saca del garaje el coche, un Nissan skyline del 2010, y lleva a la joven cazadora a su colegio. En un día normal la recogería a las 6 de la tarde pero lo que comenzó siendo un día normal acabo siendo un día movidito. A las 11 de la mañana fuerzas hostiles desconocidas tomaron el instituto cogiendo a todos los alumnos como rehenes.  Unos testigos que vieron a unos hombres sospechosos avisaron a la policía que no tardó en llegar y montar todo el operativo de reacción a una situación con rehenes. Al intentar comunicarse con los secuestradores solo consiguieron una repuesta:

-Si no hablo con Abigor en los próximos 30 minutos matare a un rehén, cinco minutos después caerán otros 5 y así sucesivamente.

En cuanto Abigor vio lo que sucedía en la televisión fue al lugar y sin saber las exigencias de los secuestradores acabo en el centro de mando de la policía donde lo pusieron al tanto de la situación.

El recinto cuenta con 3 edificios de 4 plantas cada uno. Los francotiradores vieron que los alumnos seguían en sus clases por lo que debía haber uno o dos secuestradores por clase o quizás más, no se dejaron ver en ningún momento, no eran aficionados que buscan dinero fácil.

-¿Hablo con Abigor?

-Si. ¿Quién eres y que quieres?

-Tomare prestado el último nombre que le queda a mi jefe para representarle. Llámame Eligor.

-Eres un secuaz de Eligos.

-Se podría decir pero vamos a centrarnos en lo que de verdad importa, los rehenes. Quiero que traigas toda tu fortuna si quieres salvar a estas pobres estudiantes.

-No me creo que Eligos quiera mi dinero. ¿Qué estáis planeando?

-No puedes hacer nada. Eligos medio que te dijera que algunos de los presentes son auténticos monstruos pero otros son solo personas desesperadas que buscan pasta.

-El dinero no es para él. Vale lo hare pero antes quiero asegurarme de que están todos bien y solo me lo creeré si hablo con Megan Krumm clase 2-3, luego traeré el dinero.

-Dame un momento.

Fue a la clase y le dio el teléfono a Megan.

-¿Megan?

-Si.

-Libera a la bestia.

-Vale.

El hombre cogió el teléfono.

-ahora trae el dinero.

-No va hacer falta. Prefiero la masacre.

Los alumnos y los policías no verían nada pero los secuestradores que se encontraban en aquella aula vieron la situación cambiaba en menos de 10 segundos.

La dulce y joven chica cambio, se transformó en lo que se denomina licántropo. Pero no era el típico lobo que se ve en un bosque, su transformación es como la que se muestra en la película tan famosa de El hombre lobo.

Los atacantes no tuvieron ninguna oportunidad. Ella solita despejo los 3 edificios con sangre fría. Los cuerpos estaban hechos trizas, reconocerlos era imposible. Abigor cogió una manta del coche y entro en el edificio central. El envolvió a la chica que avía vuelto cambiar y salieron. La gente no los veía. La pobre muchacha estaba desnuda y totalmente cubierta de sangre. Mientras caminaban hacia el coche Megan dijo algo que desconcertó a Abigor.

-No había demonios, eran todos humanos.

Abigor sabía que algunos eran humanos pero cabía la posibilidad de que fuese un farol y aunque no lo fuese algunos debían ser demonios. Abigor había cometido uno de los mayores fallos de su vida. Erro y eso le costó la vida a muchas personas y afecto a Megan. 

The Other Side Demons

Capitulo 16

 

Hashima, una isla despoblada. No se sabe porque pero un demonio hace un año apareció y destrozándolo todo. El número de cadáveres que ha dejado por donde ha pasado es inmenso, hasta el día de hoy nadie ha podido con ese inmenso demonio y es por su tamaño que lo llaman Titán. Es un gigante de unos 40 de alto con una apariencia relativamente humana. Carece de inteligencia y capacidad de comunicarse, tiene por costumbre destruir todo a su paso y la última vez que estuvo en Hashima mato al Maestro de Abigor. Después de su paso por la isla el gobierno cerro el acceso al público, lo que antes fue un zona turística ahora solo son ruinas desoladas. Culparon a Demons.

-Dijiste que podíamos escoger las misiones y yo quiero esta.

-No hay nada que discutir, si digo que es mío, es mío. Ahora apártate antes de que te aplaste la cabeza, Velkov.

-¿Te has leído las instrucciones?

Mientras Wilson preguntaba, Abigor sacaba un arma de la caja que le había llegado esa mañana.

-Las he mirado por encima.

-Como te cargues medio país.

-tranquilo.

Cogió el arma, que era un francotirador, y le quito la mira telescópica. Se dejó el arma colgada del hombro y saco de la caja una esfera negra que tenía un lector de huellas, se la metió en el bolsillo de la chaqueta. Y por último una pistola con un garfio para escalar.

-Deberían ayudarte.

-Tú mejor que nadie sabes lo que significa esto para mí y lo tengo que hacer solo.

Hace mucho tiempo, Abigor, pidió al gobierno un arma capaz de acabar con un titán y el resultado es ese francotirador y la esfera negra. El rifle no dispara balas, dispara unos virotes de 15 cm de largo y 0,5 cm de diámetro. El cargador tiene una capacidad de 5 virotes y es necesario acertarlos todos en tu objetivo. En el arma hay dos gatillos: uno para disparar los virotes y otro para activar la esfera. De dicha esfera no había mucha información salvo que debía usarse las huellas de Abigor para activarse y tenía que encontrarse dentro del objetivo. Si se han clavado los virotes en el lugar adecuado e introducido la esfera en su interior se podrá activar sin riesgo ninguno, al menos para el usuario del arma. Eso ponía en las instrucciones.

Sin perder más tiempo Abigor abrió una grieta a la isla donde su enemigo le aguardaba.

No fue complicado localizarlo, estaba escavando encima de un edificio derruido.

-¡He, tu!

El gigante miro por encima de su hombre y vio a Abigor.

-¿Me recuerdas? Nos vimos en España hace unos 3 o 4 meses pero antes ya nos habíamos visto en este mismo lugar.

El titánico demonio se levantó y miro fijamente al pequeño humano.

-Tú lo mataste. ¿Porque no me mataste a mí en su lugar? Tuviste muchas oportunidades.

La enorme bestia seguía inmóvil, callada.

-¿no hablas? Así es mejor, no tendré que aguantar tus estúpidos lloriqueos y llantos.

Agarro el rifle y disparo al tobillo izquierdo del gigante. Acciono el mecanismo de cerrojo y disparo al otro tobillo. La bestia no iba permanecer inmóvil mientras le atacaban y lanzo un puñetazo hacia Abigor, que logró esquivarlo y subirse a su mano. Mientras corría por el miembro de la bestia disparo a la mano por la que había subido y a la frente. Subió hasta el hombro donde salto hacia delante del gigante y mientras se encontraba en el aire lanzo la esfera negra al interior de la boca del titán. Para frenar la caída saco la pistola y disparo al pecho de la bestia y con el balanceo de la cuerda paso entre las piernas de la bestia y acabo detrás de él. Aquel gigantesco cuerpo era muy destructivo pero también lento, mientras giraba le dio tiempo de sobra a Abigor para dispararle en la otra mano. Su sentencia de muerte estaba firmada.

-tranquilo, no tengas miedo. A donde te voy enviar no estarás solo durante mucho tiempo, pronto tu amo se unirá a ti.

Apretó el segundo gatillo y lo que sucedió no se lo esperaba. El gigantesco cuerpo se comprimió hasta no ser más que una pequeña esfera de carne del tamaño de un balón de futbol para luego explotar. No quedo resto alguno de aquella monstruosidad, había muerto.

En ese momento alguien salió de la nada, aplaudiendo. Era Eligos.

-Felicidades. Has vengado la muerte de tu maestro.

-Y tú has perdido un valioso soldado.

-Para mí no valía nada, es más yo soy el responsable de enviarlo con el fin de que lo matases.

-Y ahora me mataras aprovechando que estoy desarmado.

-no, solo he venido a ver como acababas con esa masa de carne idiota.

-¿Qué te hizo para que mandes a tus soldados a la muerte?

-lo mismo que a ti. Acabo con la vida de tu maestro cuando le ordene que no lo tocase. ¿De qué sirve un soldado si no sabe seguir ordenes?

-Un día te voy matar.

-No te pongas prepotente. Que hayas acabado con el gigante no quiere decir que puedas jugar con los adultos.

Tras decir eso se esfumo.

The Other Side Demons

Capitulo 15

El tiempo pasa y cada vez se acostumbran más a ser un equipo. Japón no había esta tan segura en años. Alguna que otra vez hay disputas por los encargos pero nada que no se pudiese resolver hablando. Todos se llevan bastante bien y no solía haber problemas de convivencia, salvo por lo anterior mencionado. Ahora todos vivían en la mansión, juntos. Podían entrenar en el dojo o en el jardín detrás de la casa. Tienen una habitación llena de monitores y ordenadores donde recopilan información y se informaba al grupo. Pero no todo es cazar y entrenar, también salen y se relajan. Algunos tienen obligaciones sociales como Megan que va al instituto. Todo es perfecto salvo por un detalle. Había pasado un año desde el fallecimiento de su maestro y aún no había cazado al demonio culpable.

La mañana del cabo de año llego un paquete bastante grande enviado por el grupo de “especialistas” que le hacen las armas a Abigor. Era lo que llevaba esperando mucho tiempo, algo que por fin ayudaría a su promesa. No era un arma convencional, estaba echa expresamente para un demonio.

Fue a su tumba, no había vuelto ir desde el entierro. Los maestros eran enterrados todos en un mismo cementerio. Abigor fue directo a su tumba.

-Ya ha pasado un año y tengo que reconocerlo, no creí que fuera durar tanto sin ti. Siempre he sido temerario y sé que solo te causaba problemas esa faceta mía, por ello es que tu estas bajo tierra y yo aquí hablando solo. Sé que por mucho que pida disculpas nada va cambiar pero te prometí una cosa cuando te enterré y lo mantengo, matare a ese puto titán.

Paro unos segundo y continuo.

-Ya me he encontrado un par de veces con el pero nada parece hacerle efecto y siempre salía muy mal herido. Pero las cosas han cambiado ahora tengo un arma y la próxima vez será la última.

En ese momento sonó el móvil, era Wilson.

-Ha aparecido y en el mismo lugar de hace un año.

-Que nadie se mueva de casa, ese bastardo es mío.

The Other Side Demons

Capitulo 14

Tras dos días de discusión, los 5 clanes llegaron a un pequeño acuerdo. Mientras Eligos estuviera vivo no habría ataques entre clanes y se proporcionaría ayuda en caso de un ataque por parte de los demonios.

Los clanes han perdido el objetivo por el que fueron creados. Ahora solo les interesa el poder, salvar vidas es secundario.

Dos semanas después la situación con Elizabeth se ponía tensa, la cazadora comenzaba a dudar de Abigor. La persona que busca no es una persona cualquiera, es un cazador renegado convertido en un tipo de mercenario al cual le da igual quien sea el objetivo o quien lo contrate. Terroristas, mafias, narcotraficantes y demonios, todos han contratado en algún momento los servicios de esa persona. Desde hace un tiempo tiene una compañera, un demonio que usa la apariencia de una mujer. Años y años de búsqueda y lo único que Elizabeth a descubierto es que son dos. Unas semanas de búsqueda y Wilson y Moira han encontrado un cabo del que tirar. En dos semanas han descubierto varios alias que usan y lugares donde estuvieron. Un día salto la liebre, uno de los alias apareció en un hotel de Paris.

No había tiempo, Abigor y Elizabeth usaron una grieta.

-¿Vienes a vigilarme?

-No. Me ocupare de que no haya molestias innecesarias.

Preguntaron en recepción y fueron directos a la habitación. Elizabeth tiro la puerta debajo de una patada y uso su poder mental para levantar a ambos objetivos y mantenerlos suspendidos en el aire presionándolos contra una pared. Estaban en la cama, desnudos. El panorama no era muy agradable y Abigor lo arreglo aunque él seguía teniendo el problema de verlos desnudos.

-Dios, esto es asqueroso. Un humano y un demonio… Creía que lo había visto todo en este mundo pero esto es…

-Gracias por taparlos con algo de ropa.

-Bueno yo sigo con el problema de verlos así que ya me lo agradecerás cuando hallas acabado.

-¿Quiénes sois vosotros?

Pregunto el Hombre,

-Cierra la puta boca. La única que puede hacer preguntas soy yo.

Elizabeth uso su habilidad para mantenerles la boca cerrada.

-Hace 12 años masacrasteis una familia, mi familia. ¿Por qué?

Les permitió hablar.

-Porque nos pagaron.

Contesto el hombre.

-¿Quién?

-No sabemos su nombre, solo que debía ser un cazador y estaba forrado. Él quería que toda la familia muriese y aceptamos el encargo.

-¿Eso es todo?

-Si es todo lo que sabemos.

Contesto la “mujer”.

-Yo tengo una pregunta. ¿Por qué estabas haciendo lo que estabas haciendo con un demonio?

La curiosidad de Abigor le pudo.

-Fue amor a primera vista.

-Voy a vomitar. Saldré y os dejare algo de intimidad para que hagas lo que tengas que hacer.

Al salir recoloco la puerta y empezaron los gritos. Eran agonizantes, casi dolía escucharlos.15 minutos después salió Elizabeth y estaba empapada de sangre.

-Quiero encontrar al hombre que les contrato.

-Y lo encontraremos y podrás hacérselo pagar.

Usaron una grieta para volver a casa.

The Other Side Demons

Capitulo 13

La isla, el único lugar de la tierra donde no hay demonios. Un lugar sagrado, oculto al resto del mundo en el que solo viven unas 300 personas. De esas 300, 250 son pescadores, campesinos, niños, ancianos y los 50 restantes son un grupo de monjes que viven en un castillo en el centro de la isla. Es en ese castillo donde se reúnen los maestros de los clanes cuando surge un problema común. Nadie conoce el lugar exacto de la isla salvo  los maestros y solo ellos y un guarda espaldas tiene permitido la entrada en esa tierra sagrada.

No se conoce nada de la historia de la isla. Nadie sabe quién construyo el castillo ni porque muchas de sus puertas están selladas. La isla se descubrió hace más de 400 años. Un barco mercante se perdió en medio de una tormenta y acabo naufragando en sus costas. Entre los supervivientes había un cazador, del cual se desconoce su nombre, y según cuentan lo primero que dijo al ver esa isla de cerca fue, paz y tranquilidad. Un lugar sin demonios, sin peleas, sin muertes innecesarias por una pelea de la cual no saben el motivo de su inicio. Con el tiempo se convirtió en el único lugar neutral donde los jefes de los clanes podían discutir entre ellos sin necesidad de preocuparse por su seguridad. La gente que hoy en día vive en esas tierras son descendientes de los náufragos. Los monjes fueron fundados por los descendientes del cazador que viajaba en el barco pero no se ha conseguido guardar mucha información sobre ellos y se desconocen su identidad ya que todos se llaman entre sí, Hermano.

En una playa solitaria, sentada en la arena, Megan contempla la puesta de sol sobre un océano en calma.

-Aquí estabas. Te he estado buscando.

Abigor se le acerca y se sienta a su lado.

-Precioso, ¿verdad?

-S-sí.

-Pensé que te gustaría este tipo de cosas aunque tengo que reconocer que a mí no me van mucho asique poco entiendo de este tipo de temas.

La joven se mantuvo callada y con la mirada en el horizonte.

-No soporto los silencios que hay cuando tengo conversaciones contigo por lo que a partir de ahora voy implementar una norma. Cada vez que quieras algo o tengas algo que decir no te reprimas y suéltalo, sea lo que sea. El clan al que perteneces ahora no es una dictadura, es un conjunto de personas con ideas propias que pueden ser expresadas sin ningún tipo de censura y quiero que tú también puedas decir lo que piensas sin miedo a que pueda ser mal visto o mal entendido. Asique a partir de ahora te vas a soltar y a entablar conversación con todos los miembros, conocerlos, ser sus amigos y que ellos sean los tuyos. Sé que puede parecer difícil, hay cada elemento en aquella casa pero sino arriesgas no ganas.

Megan se rio y Abigor le respondió de la misma forma.

-¿Por qué me has traído como tu guardaespaldas? Velkov o Elizabeth son mucho más fuertes que yo.

-Porque quiero que confíes en mi de la misma forma que lo hago yo por ti. Y cuando por fin lo hagas quiero que sigas el mismo ejemplo con Wilson y los demás. Para poder sobrevivir necesitamos confiar los unos en los otros.

-¿Jin ha dicho algo sobre mí?

-No puede acusarme de nada sin admitir las condiciones en las que vivías y si intentase algo por otras vías me ocupare en persona. No debes preocuparte por ese tema mi único problema en esta reunión no es el Maestro del Clan Asiático.

-¿América?

-Si quieres saber sobre mí, pregúntamelo a mí y no a Wilson. Pero si, Isaac nunca olvidara lo que pasó con su hijo y lo entiendo pero no abre los ojos a lo que sucedió en verdad. Por culpa de esa trifulca aún no hemos logrado discutir el tema que de verdad importa.

Abigor se levantó y sacudió la arena de sus pantalones.

-Por cierto, ¿Wilson no te llevo de compras?

-Sí, ¿por?

-Tu uniforme. Puedes ponerte cualquier cosa pero sigues yendo a todos lados con tu uniforme escolar.

-Me gusta y es cómodo.

La joven vestía con el uniforme del nuevo colegio. Una chaqueta azul claro, una blusa blanca y una falda a juego con la chaqueta.

-Tendremos que pedir cantidades industriales de ese conjunto.

Megan se rio pero sabía que tenía razón. En cuanto surgiese una misión necesitaría otro uniforme.

-Vuelvo al castillo. No te quedes hasta muy tarde.

Abigor se dio la vuelta y se dirigió hacia la selva.

-¡Abigor!

Se dio la vuelta y miro a Megan.

-Gracias.

-Por fin pillas confianza.

The Other Side Demons

Capitulo 12

Habían pasado 5 horas desde la conversación con Moira y Abigor ya se encontraba en otro país. En medio de un desierto iraquí, a 12 kilómetros de una cárcel secreta. Era de noche y hacia bastante frio.

Abigor observa la prisión desde lejos, esperando. De repente se escucha una alarma y se veían soldados iraquís corriendo de un lado para otro.

-Parece que lo ha logrado.

Una moto se alejaba de la cárcel, en dirección hacia el observador. Sin avisar, creo un muro delante de la moto y está casi vuelca en la frenada. Dos personas iban en aquel vehículo, la que conducía era una mujer con un traje negro muy ajustado y el paquete un hombre hecho polvo.

-No hace falta que corráis, mientras estéis cerca de mí no os verán.

La mujer se quitó el casco.

-El ilusionista.

-No señorita Elizabeth, prefiero Abigor.

Elizabeth era una mercenaria especializada en infiltraciones, asesinatos disimulados y extracciones. Cuando un clan apresa a un cazador que no pertenece a sus filas suelen “preguntarle” sobre su clan y ella suele ser contratada para sacar a esas personas. No está ligada a ningún clan lo cual hace que ninguna quiera ir a por ella y le facilita el trabajo.

-Si lo que quieres es contratar mis servicios hay formas más sencillas de ponerse en contacto conmigo aunque tú no tienes gente en tu clan asique, ¿Por qué estás aquí?

 -Eso era antes, ahora tengo un pequeño grupo de gente y quiero ofrecerte el último puesto vacante.

-No me van lo grupos de más de una persona.

-¿y si pudiera darte lo que más deseas?

-¿Y que es lo que más quiero?

-Al hombre que te arruino la vida y al demonio que ayudo.

-¿Cómo sabes tú eso?

-No importa como lo sé, lo único importante es que puedo encontrarlo pero solo si vienes conmigo y aceptas el puesto.

-Tienes un mes para encontrarlo.

-Creo que va sobrar tiempo.

The Other Side Demons

Capitulo 11

Solo habían pasado 5 horas desde el brindes en Moscú y Abigor ya se encontraba frente la puerta de la que podría ser su próximo fichaje. No la tiro abajo, no la forzó, no disparo, solo pulso el timbre. La persona al otro lado de la puerta miro atraes de la mirilla y reconoció a su visitante.

-No puede ser.

Abigor se encontraba en Inglaterra, un pueblo apartado y discreto, un lugar perfecto para esconderte si te buscan todos los clanes.

-Moira, abre la puerta. Sé que estas dentro, solo quiero hablar.

-La última vez que un cazador me dijo eso no tardo ni 15 segundos en sacar una jeringuilla con saber dios que droga.

-Sabes perfectamente que ese no es mi estilo.

-El tuyo es engañar al ojo y la mente humana con tus ilusiones.

-No serviría contigo, puedes verlo todo.

Moira, una cazadora retirada que todo el mundo busca. Los clanes la quieren para poder tener su propia arma de destrucción masiva y así ganar poder sobre el resto pero Abigor eso no le interesa. Tiene 26 años y una de sus múltiples habilidades fue lo que la obligo a esconderse del resto de cazadores. Lo que más llama la atención al verla es el parche blanco en su ojo izquierdo.

-Necesito hablar contigo, 5 minutos y luego me iré y no volverás a verme.

Le abre la puerta y lo deja pasar.

-Antes de que mi maestro muriese me dijo que si alguna vez necesitaba ayuda debía buscarte. También me dijo que para poder obtenerla no podía decir medias verdades que debía ir con la verdad por delante y eso hare. Necesito tu ayuda, quiero que te unas al clan…

-Sabes muy bien que no puedo.

-Déjame terminar. No cazaras, te dedicaras exclusivamente a la recopilación de información junto con Wilson. No quiero tu ojo, quiero tu mente. Obviamente gozaras de protección y no necesitaras ocultarte.

-¿Esto es por el ataque que sufriste hace poco?

-Si.

-Me apunto.

Ya solo falta una persona.

To Tumblr, Love Pixel Union